Explore
Questions/Comments?Contact Us

« Previous Learning Spanish in Spain | Main | New Year's Eve Reflection Next »

Why Me?

Why Me?

That’s the question I have asked and continue to ask myself when I think about what I’m doing in just a few weeks - putting my life on hold to move to Boñar, Spain to teach English for a few months. I’m not just asking myself what made me the type of person to do this, but more than that: what do I hope to get out of this experience? More specifically, what made me jump upon reading the first word in my inbox that indicated I was accepted to teach abroad and nearly frighten my roommate (sorry Barbara, you’re the best though). It was like this feeling of certainty and comfort came over me as I knew what exactly I would be doing with my time off of school and that I might enjoy a much less cold winter this year.

Let’s back up a second. I go to a college on a quarter system where students have three “off” terms during their four years of working towards a bachelor’s degree. To save you from the boredom of explicitly explaining this nuance of Dartmouth College, I have my third-year winter term (i.e. January to March 2018) off. Thus I needed something to do that would be, as people from my college would wholeheartedly say, “enriching to my undergraduate experience.” While most students pursue top-notch internships with top companies, I knew this wasn’t for me because, essentially, that is not who I am. Instead, while I was living in Santander, Spain this past summer, I couldn’t help but think about the upcoming winter and how I might just want to spend it there, in Spain. Crazy idea - I have no close friends or family in Spain, cannot speak the language perfectly (pero aprendo más cada día), and had no idea what I could do for just three months. But again, that little voice inside of you, who seems to come out at the most opportune times in life, made its presence known and is leading me to where I (hopefully) should be.

Today, as I am thinking about what led me to teach abroad, two things stand out - one being my love for education (especially languages) and working with children, and secondly my desire to step out of my comfort zone and do a little of bit of soul-searching in my life. Almost one year before graduation, I still have no idea what career path I see for myself, and frankly, who I am. Sounds cheesy for a twenty-year old to say, but it haunts me everyday. What I do know, however, is that it’s time to face life head-on, to forgo leaving room for second-guessing and to let go of those “I wish I hads” and silenced dreams and instead turn them into adventures. I don’t expect this experience to be easy or convenient and anticipate making many mistakes but at least I’ll learn little more about myself. To everyone reading this, thanks for staying with me, and keep chasing your dreams no matter where you are at this moment - life is too short to cut corners.

Un abrazo,

Bethany

I have also decided to include a Spanish translation but please keep in mind that I am still learning the language - muchas gracias Barbara Olachea y Anaqhelly Cisneros por su ayuda. 

¿Por qué yo?

Esa es la pregunta que me he preguntado y sigo preguntándome cuando pienso en lo que haré en unas semanas - poner mi vida en espera y mudarme a Boñar, España para enseñar inglés por unos meses. No solamente me estoy preguntando qué fue lo que me convirtió en este tipo de persona sino que también me pregunto ¿qué es lo que espero aprender de esta experiencia? Más específicamente, qué fue lo que me hizo saltar de la emoción cuando leí la primera palabra en mi correo electrónico que indicaba que fui aceptada para ser maestra en el extranjero y que casi asusté a mi compañera de cuarto cuando exalté de la emoción (perdóname Barbara, todavía eres la mejor). Fue como sentir que la certeza y el alivio me invadieran ya que ya sabía exactamente lo qué haría con mi descanso escolar y que en serio disfrutaría el invierno este año. 

Permíteme pausar un momento para explicar la estructura académica de mi universidad. Estudio en una universidad en un sistema trimestral donde estudiantes tienen tres trimestres de “descanso” durante sus cuatro años de trabajar hacia una licenciatura. Para salvarte del aburrimiento de explicarte explícitamente este matiz de Dartmouth College, tengo el invierno de mi tercer año (enero hasta marzo de 2018) en descanso. Entonces, necesitaba algo que hacer que sería, según la gente de mi universidad dice incondicionalmente, “un enriquecimiento para mi experiencia estudiantil.” Mientras la mayoría de estudiantes persiguen interinatos de primera categoría en compañías prestigiosas, supe que eso no era para mí ya que eso no representa quien soy. Mientras vivía en Santander, España este verano pasado, no podía evitar pensar que tal vez podía pasar mi próximo invierno allí, en España. Era una idea arriesgada ya que no tengo amigos ni familia cercanos en España, ni puedo hablar el idioma perfectamente (pero aprendo más cada día), y no tuve ninguna idea en que ocuparía mi tiempo por esos tres meses. Pero esa voz pequeñita dentro de uno que aparece en los tiempos más oportunos de la vida, hizo su presencia conocida y me guío hacia dónde debería (con suerte) estar.

Hoy, mientras pienso en los factores importantes que me llevaron a decidir enseñar en el extranjero, dos cosas sobresalen - uno siendo mi amor por la educación (especialmente idiomas),  y trabajar con niños, otro es mi deseo de vivir incómoda para poder reflexionar sobre mi vida. Faltando un año para graduarme de la universidad, todavía no tengo ninguna idea sobre cuál carrera es para mí, ni francamente, sé quien soy. Suena cursi para una chica de veinte años, pero me preocupa todos los días. Yo sé que, sin embargo, es la hora de enfrentar la vida y renunciar a todas las dudas, no vivir “en el hubiera” y no silenciar los sueños sino convertirlos en aventuras. No espero que esta experiencia sea tan fácil o conveniente y anticipo cometer errores pero al menos aprenderé más de mi misma. Para todos los que están leyendo esto, gracias por acompañarme en este viaje, y sigan persiguiendo sus sueños, no importa donde estén en este momento- la vida es demasiada corta para obstruir sus acontecimientos.   

Un abrazo,

Bethany

Comments

Keep Me Updated