Explore
Questions/Comments?Contact Us

2 posts categorized "Bethany Malzman"

A New Perspective

 

IMG_1197

Week one - done. I can’t help but say it feels good to have made it through my first week here in Spain and have never felt more relaxed about my life. Of course certain worries and fears don’t just fade away with a plane ride across the Atlantic. Mainly I question (a) what am I going to do with such an overwhelming amount of free time and (b) how am I going to survive (or thrive) when I can’t completely understand people when they talk. My job here is to assist with classes that involve English at the local high school (which is actually a combined middle and high school). However, to my inner over-achiever dismay, this is not a full-time job being that I only work for around half the day four days a week. Seems like more of a vacation to me since I am used to working multiple jobs on top of being a full-time student at the Ivy League. But what I hope to better appreciate is a sense of enjoyment for the little things in life and an ease to let go of the time and live in the moment. I have always felt that my days at Dartmouth resemble a ticking time clock whereby I am constantly plagued with the idea that there so many things to do with such little time to do them. Papers are due, tests are coming up, the number of pages to read seem to increase exponentially with time. But this life doesn’t exist here and I am forever grateful for that.

What I have learned so far from working with Spanish secondary students, alumnos as they say in español, is that they don’t seem to take things too seriously. My 17-year-old host sister - if you’re reading this Monica thank you for being such a good friend to me - is definitely not as stressed about school as I was, in a good way. Especially because the school I am working in has around 80 students for both the middle and high school level, I have come to somewhat grasp the role of community within a school - try to imagine a school where about every teacher knows every students’ name. Crazy. At least it was to me when it seemed that every teacher knew who my host sister was. Although I can’t surmise whether a more relaxed approach is actually more conducive to actual learning, all I can say is there are very obvious differences among American and Spanish public schools and educational systems (look forward to a future blog about this!). Despite this, I am still approaching this experience with an open mind and with hope of being someone that these kids can look up and feel comfortable around.

Even though I still have the same 24 hours in a day that I had in the states, time does not feel as pressing. I remember the more laid back approach to time when I lived in Santander but, because I was taking Dartmouth-level courses and participated in multiple excursions weekly on top of my schoolwork, I never had too much time to myself. Now without these responsibilities I can truly appreciate the Spanish conception of time. Only time can tell what these next couple of months will bring and I can only sit back and think to myself how lucky and grateful I am to be here and for the opportunity to take this little hiatus in my life. 

Un abrazo,

Bethany

Español versión - please keep in mind I am still learning the language (gracias Mónica por la ayuda) :) 

La primera semana  - terminó. No puedo dejar de decir que me siento bien que yo haya cumplido mi primera semana aquí en España y nunca me he sentido tanta relajada en mi vida. Claro las preocupaciones y los miedos ciertos no simplemente se desvanecen con un vuelto a través del océano atlántico. Principalmente, me pregunto (a) que voy a hacer con una cantidad abrumadoramente de tiempo libre y (b) cómo voy a sobrevivir (o medrar) cuando no entiendo completamente que dice la gente. Mi trabajo aquí es ayudar con las clases que involucran inglés en el instituto secundario (que verdaderamente es una mezcla de la escuela media y secundaria). Sin embargo, a la consternación de mi persona interior que rinde más de lo normal, este no es un trabajo del tiempo completo porque yo solamente trabajo por sobre el medio del día por cuatro días de la semana. A mi me parece más como los vacaciones desde estoy acostumbrada a trabajar varios trabajos encima de ser una estudiante del tiempo completo del Ivy League. Pero lo qué espero apreciar mejor es el sentido del placer por las cosa pequeñas en la vida y la facilidad de dejar ir el tiempo y vivo en el momento. Siempre me he sentido que mis días en Dartmouth parecen un reloj que hace tictac por el cual estoy constantemente atormentada con la idea de que hay muchas cosas para hacer con tan poco tiempo para hacerlas. Los ensayos son debidos, vienen los examenes, y los números de paginas para leer parecen aumentar exponencialmente con el tiempo. Sin embargo esta vida no existe aquí y por eso estoy agradecida para siempre.  


Lo qué he aprendido hasta hoy de trabajar con los alumnos  de secundaria españoles, alumnos como se dice en español, es que ellos no se paran a mirar las  cosas muy seriamente. Mi hermana española de 17 años - si estas leyendo esto Mónica gracias por ser una amiga tan buena - definitivamente no está tan estresada sobre la educación que yo estuve, de lo mejor. Especialmente porque el instituto, en cual yo trabajo, tiene más o menos 80 alumnos para ambos el medio y secundaria niveles, he llegado a comprender un poco el papel de la comunidad entre un instituto - intente de imaginar una escuela donde todos los maestros saben el nombre de todos los estudiantes. Loco. Al menos era loco para mi cuando me pareció que cada profesor sabía el nombre de mi hermana española. Aunque no puedo conjeturar si un enfoque más relajado verdaderamente es más conductivo para el aprendizaje, todo que puedo decir es que hay diferencias muy obvias entre escuelas públicas y sistemas educativas en los Estados Unidos y España. A pesar de estos, todavía me aproximo a  esta experiencia con una mente abierta y con la esperanza de ser alguien para los alumnos admirar y sentirse cómodos conmigo.

Aunque todavía tengo las mismas 24 horas en una día que tenía en los estados,  con el tiempo no me  siento tan urgente. Recuerdo el enfoque más enfocada al tiempo cuando viví en Santander pero, porque estuve teniendo clases de la nivel de Dartmouth y participé en muchas excursiones cada semana encima de mi tarea, nunca tenía tanto tiempo para mi mismo. Ahora sin esas responsabilidades, puedo realmente apreciar la concepción del tiempo español. Sólo el tiempo puede decir que los meses siguientes llevarán y solamente puedo sentarme y pensar en mi misma ,de la suerte tengo y que tan agradecida estoy para estar aquí y  para la oportunidad de tomar esta interrupción pequeña en mi vida.

Un abrazo,

Bethany 

 

Why Me?

Why Me?

That’s the question I have asked and continue to ask myself when I think about what I’m doing in just a few weeks - putting my life on hold to move to Boñar, Spain to teach English for a few months. I’m not just asking myself what made me the type of person to do this, but more than that: what do I hope to get out of this experience? More specifically, what made me jump upon reading the first word in my inbox that indicated I was accepted to teach abroad and nearly frighten my roommate (sorry Barbara, you’re the best though). It was like this feeling of certainty and comfort came over me as I knew what exactly I would be doing with my time off of school and that I might enjoy a much less cold winter this year.

Let’s back up a second. I go to a college on a quarter system where students have three “off” terms during their four years of working towards a bachelor’s degree. To save you from the boredom of explicitly explaining this nuance of Dartmouth College, I have my third-year winter term (i.e. January to March 2018) off. Thus I needed something to do that would be, as people from my college would wholeheartedly say, “enriching to my undergraduate experience.” While most students pursue top-notch internships with top companies, I knew this wasn’t for me because, essentially, that is not who I am. Instead, while I was living in Santander, Spain this past summer, I couldn’t help but think about the upcoming winter and how I might just want to spend it there, in Spain. Crazy idea - I have no close friends or family in Spain, cannot speak the language perfectly (pero aprendo más cada día), and had no idea what I could do for just three months. But again, that little voice inside of you, who seems to come out at the most opportune times in life, made its presence known and is leading me to where I (hopefully) should be.

Today, as I am thinking about what led me to teach abroad, two things stand out - one being my love for education (especially languages) and working with children, and secondly my desire to step out of my comfort zone and do a little of bit of soul-searching in my life. Almost one year before graduation, I still have no idea what career path I see for myself, and frankly, who I am. Sounds cheesy for a twenty-year old to say, but it haunts me everyday. What I do know, however, is that it’s time to face life head-on, to forgo leaving room for second-guessing and to let go of those “I wish I hads” and silenced dreams and instead turn them into adventures. I don’t expect this experience to be easy or convenient and anticipate making many mistakes but at least I’ll learn little more about myself. To everyone reading this, thanks for staying with me, and keep chasing your dreams no matter where you are at this moment - life is too short to cut corners.

Un abrazo,

Bethany

I have also decided to include a Spanish translation but please keep in mind that I am still learning the language - muchas gracias Barbara Olachea y Anaqhelly Cisneros por su ayuda. 

¿Por qué yo?

Esa es la pregunta que me he preguntado y sigo preguntándome cuando pienso en lo que haré en unas semanas - poner mi vida en espera y mudarme a Boñar, España para enseñar inglés por unos meses. No solamente me estoy preguntando qué fue lo que me convirtió en este tipo de persona sino que también me pregunto ¿qué es lo que espero aprender de esta experiencia? Más específicamente, qué fue lo que me hizo saltar de la emoción cuando leí la primera palabra en mi correo electrónico que indicaba que fui aceptada para ser maestra en el extranjero y que casi asusté a mi compañera de cuarto cuando exalté de la emoción (perdóname Barbara, todavía eres la mejor). Fue como sentir que la certeza y el alivio me invadieran ya que ya sabía exactamente lo qué haría con mi descanso escolar y que en serio disfrutaría el invierno este año. 

Permíteme pausar un momento para explicar la estructura académica de mi universidad. Estudio en una universidad en un sistema trimestral donde estudiantes tienen tres trimestres de “descanso” durante sus cuatro años de trabajar hacia una licenciatura. Para salvarte del aburrimiento de explicarte explícitamente este matiz de Dartmouth College, tengo el invierno de mi tercer año (enero hasta marzo de 2018) en descanso. Entonces, necesitaba algo que hacer que sería, según la gente de mi universidad dice incondicionalmente, “un enriquecimiento para mi experiencia estudiantil.” Mientras la mayoría de estudiantes persiguen interinatos de primera categoría en compañías prestigiosas, supe que eso no era para mí ya que eso no representa quien soy. Mientras vivía en Santander, España este verano pasado, no podía evitar pensar que tal vez podía pasar mi próximo invierno allí, en España. Era una idea arriesgada ya que no tengo amigos ni familia cercanos en España, ni puedo hablar el idioma perfectamente (pero aprendo más cada día), y no tuve ninguna idea en que ocuparía mi tiempo por esos tres meses. Pero esa voz pequeñita dentro de uno que aparece en los tiempos más oportunos de la vida, hizo su presencia conocida y me guío hacia dónde debería (con suerte) estar.

Hoy, mientras pienso en los factores importantes que me llevaron a decidir enseñar en el extranjero, dos cosas sobresalen - uno siendo mi amor por la educación (especialmente idiomas),  y trabajar con niños, otro es mi deseo de vivir incómoda para poder reflexionar sobre mi vida. Faltando un año para graduarme de la universidad, todavía no tengo ninguna idea sobre cuál carrera es para mí, ni francamente, sé quien soy. Suena cursi para una chica de veinte años, pero me preocupa todos los días. Yo sé que, sin embargo, es la hora de enfrentar la vida y renunciar a todas las dudas, no vivir “en el hubiera” y no silenciar los sueños sino convertirlos en aventuras. No espero que esta experiencia sea tan fácil o conveniente y anticipo cometer errores pero al menos aprenderé más de mi misma. Para todos los que están leyendo esto, gracias por acompañarme en este viaje, y sigan persiguiendo sus sueños, no importa donde estén en este momento- la vida es demasiada corta para obstruir sus acontecimientos.   

Un abrazo,

Bethany

Keep Me Updated